Noticias, Reportajes

Una escuela india con pase directo a Silicon Valley

Sin ayuda económica Anand Kumar quien había perdido a su padre recientemente, no tenía oportunidad de ser aceptado en la Universidad de Cambridge para seguir sus estudios de matemáticas que tanto anhelaba, ya que vivía en la humilde localidad de Patna al norte de la India, y su familia no poseía recursos económicos suficientes para cubrir la matrícula colegial.

Para mantenerse, Kumar trabajaba durante el día como matemático y vendía papad, un  plato indio típico con su madre en la noche. En 1992 decidió comenzar a dictar clases de matemáticas por su cuenta, pues deseaba ofrecer a los niños sin recursos de la provincia donde habitaba, la posibilidad de aprender y estudiar cálculos. Comenzó con una persona, pero en lo sucesivo llegarían más jóvenes con ganas de aprender y además por no contar con dinero para pagar la admisión en una escuela. Así nació Ramanujam School of Mathematics, un colegio para personas desfavorecidas y cuya aspiración era que sus estudiantes trabajaran en las compañías de Silicon Valley.

Cualquier alumno aspirante paga muy poco de matrícula e incluso hay quienes no pagan cuota

Durante toda la mañana aprenden con Kumar conceptos matemáticos básicos y por la tarde hacen ejercicios sobre lo enseñado en el día. Los más talentosos pasan a formar el selecto grupo denominado “Super 30”, con el fin de enseñar a sus demás pupilos a sobresalir en el examen de ingreso al Instituto Indio de Tecnología (IIT). El IIT es la primera universidad tecnológica del país, un orgullo para la India. Está al mismo nivel de cualquiera de las grandes universidades de Estados Unidos, incluso de la prestigiosa Harvard. Muchos de sus educandos son aceptados en las empresas de Silicon Valley como ejecutivos; previa aplicación de una prueba que exige altos estándares académicos.

Anualmente se presentan medio millón de educandos que se preparan por un largo periodo para optar por el examen. Sólo hay dos convocatorias para presentar el test. De hecho Gaokao el famoso examen de selectividad chino, se queda al margen con respecto a dicha evaluación.

La escuela creada por Kumar logró en el 2003 inscribir en el acreditado Instituto Indio de Tecnología a 18 jóvenes de los Super 30. En el año 2004 a 22 y dos años después en 2006 a 28 aspirantes. Pero entre 2008 y 2009 fue superior el rendimiento matemático, trayendo como resultado que los Super 30 ingresaran en el IIT en su totalidad. Ante este suceso, la escuela de Anand Kumar se hizo célebre y ha demostrado por qué los pobres pueden ser tan inteligentes como los ricos.

El dinero no es obstáculo para destacar, algo que nos lleva a preguntarnos, ¿en el mundo cuántos Steve Jobs habrá sin tener una oportunidad de explotar sus capacidades eruditas e intelectuales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *