Empresas internacionales

“Station F”, un centro tecnológico a la francesa

Una estación ferroviaria construida en las vías de la Halle Freyssinet, entre los años 1927 y 1929, situada específicamente en el distrito 13 al sur de París, es hoy un centro tecnológico que reúne miles de nuevos empresarios franceses y startups internacionales.

Un proyecto que se hizo realidad gracias a la inversión de más de 250 millones de euros, por parte de uno de los hombres más ricos de Francia Xavier Niel, con el apoyo y dirección de la joven emprendedora estadounidense Roxanne Varza.

Como resultado del impacto de la pronta salida del Reino Unido de la Unión Europea, la era Donald Trump y el impulso económico puesto en práctica por el presidente de Francia, los nuevos empresarios eligen establecerse en este país para desarrollar sus nuevos negocios.

La Station F tiene una capacidad de 34.000 metros cuadrados, para dar cabida a 33 programas de startups, actualmente tiene 3000 estaciones de trabajo de nuevos empresarios, un restaurant, cafetería, bar, salas de eventos, tienda pop-up, oficina de correo y pronto tendrá un centro de descanso y gimnasio.

“Station F”

Los nuevos empresarios que forman parte de esta station, lo consideran una excelente alternativa que les ofrece impulso para obtener recursos financieros y poder maximizar el valor de sus proyectos, así lo manifiesta Carole Danacher, Directora General de Allvilbes, una de las emprendedoras que crearon una nueva app para calificar videos de restaurant, tiendas y hoteles.

De acuerdo a la opinión del economista Philippe Crevel, Jefe de Cercle de L’Epargne, en la actualidad es un reto percibir grandes ingresos por parte de las empresas comerciales que llegan directamente al cliente (B2C), la mayoría de las empresas no pueden hacer grandes inversiones en startups, en tal sentido, se requiere que el estado garantice estrategias para atraer fondos globales de capital de riesgo.

Otra dificultad que no permite el crecimiento de nuevas mercados, se debe a la actitud ambiciosa de los empresarios franceses a la hora de obtener ganancias inmediatamente que comienza el negocio.

Spartan, es un negocio francés que desarrolla ropa interior masculina que protege contra las radiaciones de los dispositivos móviles.

En sus inicios, el producto fue diseñado para uso personal, pero gracias a personas interesadas en el proyecto, obtuvieron financiamiento para comercializar su primera colección. Actualmente trabajan en el diseño de una colección femenina y próximamente el negocio se ampliará a Nueva York.

Así mismo, este hall atrae una gran diversidad de emprendedores internacionales, ese es el caso de Nethone una startup polaca que desarrolla un software para evitar fraudes por internet. En este caso Station F, les facilita el acceso a los índices bursátil de la bolsa francesa integrada por las 40 empresas más grandes de Francia (CAC40).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *