Noticias

Regreso a la escuela durante la pandemia de COVID-19

Con el comienzo de un nuevo año escolar, es necesario que sucedan muchas cosas para que los estudiantes puedan aprender y prosperar en su regreso a la escuela sin aumentar el riesgo de contagio de COVID-19.

El objetivo de que los niños asistan a la escuela en persona, que es la mejor forma de aprendizaje, solo será seguro cuando una comunidad tenga la propagación del virus bajo control. Y luego, cuando se pueda reabrir una escuela para el aprendizaje presencial, se debe mantener un estricto enfoque para mantener resguardados a los estudiantes, maestros y personal.

¿Por qué los estudiantes deberían volver a la escuela?

Las escuelas brindan algo más que académicos a los niños y adolescentes. A parte de la lectura, escritura y matemáticas, los estudiantes aprenden habilidades sociales y emocionales, hacen ejercicio, reciben apoyo para la salud mental y otros servicios que no se pueden dar por Internet. Para muchos niños y adolescentes, las escuelas son lugares seguros donde estar mientras que sus padres o tutores trabajan. Para muchas familias, las escuelas son el lugar donde los niños pueden alimentarse, usar Internet y satisfacer otros servicios indispensables.

La pandemia ha sido especialmente dura para los niños y adolescentes pertenecientes a familias de bajos ingresos. Uno de cada cinco adolescente son puede cumplir con sus trabajos escolares en casa porque no disponen de una computadora o conexión a Internet.

En cualquier caso, las escuelas necesitan financiación para proporcionar las medidas de seguridad necesarias para el aprendizaje presencial y poder apoyar a los estudiantes en planes de aprendizaje virtual.

¿Qué pueden hacer las escuelas?

Para mantenerse a salvo, hay una serie de pasos que las escuelas deben tomar para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19:

Distanciamiento físico

El objetivo para los estudiantes y adultos es mantenerse separados por al menos 2 metros de distancia. Un nuevo método para cumplir con esto en las aulas de clase son las mamparas para pupitres. Estas placas protectoras hechas de metacrilato están diseñadas para respetar el espacio de los niños sobre el pupitre, mantienen la distancia entre cada uno y además, brindan protección contra virus y bacterias. Los maestros y el personal, también deben mantenerse a una distancia de al menos 2 metros de otros adultos y de los estudiantes cuando sea posible. Deben usar mascarillas y limitar las reuniones en persona con otros adultos.

Cuando sea posible, las escuelas deben usar espacios al aire libre y espacios no utilizados para la instrucción y las comidas para ayudar con el distanciamiento. Por ejemplo actividades como cantar, orquestar  y hacer ejercicio son más seguras al aire libre y dispersas.

Mascarillas e higiene de las manos

Todos los niños mayores de 2 años y todos los adultos deben usar mascarillas de tela que cubran la nariz y boca para detener la propagación del virus. Cuando se usan correctamente, las cubiertas fáciles de tela son seguras de usar durante largos periodos de tiempo, como durante el día escolar. Es importante lavarse las manos con frecuencia utilizando agua y jabón.

Cambios de aula

Para limitar la interacción de los estudiantes fuera del aula, las escuelas deben considerar:

  • Hacer que los maestros sean los que cambien de aula, en lugar de que los estudiantes invadan los pasillos durante los periodos de transición.
  • Permitir que los estudiantes almuercen en sus escritorios o en grupos pequeños al aire libre en lugar de en los comedores.
  • Dejar las puertas del salón de clases abiertas para ayudar a reducir las superficies de altos contacto, como los pomos de las puertas.

Pruebas y controles de temperatura

No se recomienda realizar pruebas de COVID-19 a los estudiantes y personal. Las pruebas solo muestran si una persona está infectada en ese momento y puede no ser útil para prevenir brotes en las comunidades escolares. Puede que tampoco sea factible tomar la temperatura de los estudiantes en la escuela, pero deben recordar a los estudiantes no asistir a la escuela si no se siente bien o presentan signos de enfermedad.

Autobuses, pasillos y parques infantiles

Dado que estos suelen ser espacios abarrotados, las escuelas pueden:

  • Asignar asientos a los pasajeros del autobús y solicitarles el uso de mascarillas.
  • Animar a los estudiantes a encontrar otra forma de llegar a casa, si disponen de ella.
  • Marcar los pasillos y escaleras de la escuela con flechas de un solo sentido en el piso para reducir el número de personas en los pasillos. Eliminar el uso de casilleros.
  • Fomentar actividades al aire libre.

Otras consideraciones

Existen otros factores que las comunidades escolares deben abordar:

  • Vacunas y exámenes de niño sano: Es vital que los estudiantes regresen a la escuela con sus vacunas al día. Será de suma importancia que los estudiantes y el personal se vacunen contra la influenza para reducir su propagación.
  • Apoyo emocional: Las escuelas deben brindar apoyo emocional a cualquier estudiante que este luchando con el estrés de la pandemia y reconocer a los estudiantes que muestren signos de ansiedad o angustia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *