Mundo startup

Pedir financiación para tu startup o no pedirla

Aunque pueda parecer que esta es una pregunta absurda, no lo es en absoluto. Decimos que puede parecer absurda ya que lo normal es pensar que todas aquellas personas que inician un proyecto van a querer tener financiación para el mismo pero, ¿qué implicaciones puede tener el hecho de aceptar una inyección de capital de una tercera parte? Pues bien, estas connotaciones son las que hay que tener muy presentes con el objetivo de no desvirtuar el proyecto inicial.

Ventajas de aceptar financiación externa

Cuando hablamos de las ventajas que tiene el hecho de obtener recursos económicos nos, tenemos que mencionar algunas que son fundamentales. Por un lado al tener más capacidad de inversión vamos a poder tener mejores equipos y un abanico más grande de alternativas a la hora de realizar mejoras. Además, gracias a esta inversión se podrán plantear partidas adicionales como la de marketing de modo que el producto o el servicio creado se pueda promocionar con el objetivo de que tenga una mayor visibilidad y llegue el público en un tiempo menor al habitual.

Inconvenientes al aceptarla

En cuanto a los inconvenientes, que también los hay, podríamos hacer referencia a lo siguiente. El más importante de ellos es que puede darse el caso que la empresa o persona que ha invertido en nosotros no solamente quiera parte de los beneficios, algo que sería totalmente lícito sino que de algún modo quiera participar en el proyecto. Esto no suele ser del agrado de muchos emprendedores ya que puede ser que se rompa la filosofía con la que se quería partir. Y todo ello con la desventaja que puede ser que la capacidad de maniobra del emprendedor de turno sea vea mermada ya que tiene que rendir cuentas a terceras personas que no tenía en mente en un primer momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *