Noticias

La política de privacidad de las empresas y el nuevo GDPR

Durante años se creyó, que la forma más inteligente de construir una empresa exitosa, era acumular grandes cantidades de información sobre sus clientes. Ahora, todo esto ha cambiado con el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que entró en vigor el 25 de mayo.

La nueva normativa es un paso importante para la vida privada de los ciudadanos. Es también, el símbolo de lo que funciona en Europa.

Los recientes escándalos que involucran a Facebook y a Cambridge Analytics, muestran la importancia de las reglas de protección de datos sólidas, no solo para cada uno de nosotros, sino también para la sociedad en su conjunto, y el funcionamiento mismo del proceso democrático.

La protección de la privacidad como derecho individual fundamental y como imperativo democrático, es también una necesidad económica.Sin la confianza de los consumidores en la forma en que se manejan sus datos, nuestras economías basadas en datos, no prosperarán. El GDPR, es la respuesta de la Unión Europea a estos desafíos y oportunidades. Busca crear un círculo virtuoso entre una mejor protección de la privacidad como un derecho fundamental, y una mayor confianza del consumidor en cómo se garantiza la privacidad y seguridad de los datos, especialmente en línea, y el crecimiento económico.

La política de privacidad de las empresas y el nuevo GDPR

La nueva normativa reemplaza el actual mosaico de leyes de protección de datos, otorga a los reguladores de datos mayores facultades para multar, facilita que las empresas por una única ventanilla operen en toda la UE y crea un nuevo sistema paneuropeo regulador de datos llamado, European Data Protection Board.

La normativa rige también el procesamiento y el almacenamiento de los datos de los ciudadanos de la UE, tanto los que las empresas dan a las personas, como las que las observan, independientemente de que la empresa tenga o no operaciones en la UE. Establece que la protección de datos debe ser tanto por diseño, como por defecto en cualquier operación.

Al principio de la aplicación del GDPR, Facebook, Google, Instagram y Whatsapp, han sido golpeados con una serie de demandas que acusan a las compañías de obligar a los usuarios a compartir datos personales. En las quejas relacionadas con Facebook, Instagram, WhatsApp y el sistema operativo Android de Google, la organización europea de derechos del consumidor Noyb, argumentó, que las empresas han obligado a los usuarios a aceptar nuevos términos de servicio, incumpliendo el requisito de la ley, de que dicho consentimiento debería ser libremente dado.

Alrededor de 2.500 millones de personas usan Facebook, WhatsApp, Instagram o la aplicación de mensajería instantánea Messenger, al menos una vez al mes, sin embargo, el número mensual de usuarios activos de Facebook en Europa, disminuyó en aproximadamente 1 millón, probablemente debido a GDPR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *