Empresas españolas

La industria textil de España, en uno de sus peores momentos

Inditex y el sector textil

El sector textil español no está pasando por un buen momento, más bien complicado según algunos expertos a pesar de que la crisis económica del país ha superado lo peor.

De hecho, en estos momentos de franca recuperación, es cuando algunas marcas importantes están atravesando los momentos más delicados, un experto opina que han muerto tras superar la gripe.

Importantes cadenas como Blanco quebrada y Cortefiel ha sido vendidas, marcas como Custo y Adolfo Domínguez  han perdido su identidad; está el caso de Desigual con un modelo ya exhausto, otros con una gestión poco efectiva y están los que no supieron abordar y avanzar en el reto digital que supone la globalización, son muchos los factores y lo cierto es que la industria está en franco declive.

La referencia de Inditex, la cadena que influenció al mundo textil español y que llevó a muchas marcas y cadenas a copiar su modelo sin notar que dejaban de lado su propia identidad, hoy ha sido parte del fracaso de éstas por el mismo hecho de alejarse del perfil de sus clientes tradicionales.

industria textil espanola

Otro de los expertos consultados asegura que hay capacidad para que cualquier marca sea vendida dentro y fuera de España y que lo que verdaderamente determina el rumbo de estas, se encuentran en las situaciones internas de las empresas.

Mango es un buen ejemplo para ilustrar como afecta la gestión interna, una marca que en medio de la crisis optaron por aumentar los precios, lo cual les bajó las ventas haciéndoles caer. Recién y en el 2016, tuvo bastantes pérdidas debido al proceso de transformación de sus tiendas que demanda muchos costes adicionales, buscan más tiendas propias, menos franquiciadas y en menos cantidades pero más grandes.

Cortefiel también hizo intentos de emular a Inditex, no solo fracasó en ello sino que perdió a su clientela habitual, ahora con la entrada del nuevo fondo se estima que regrese la identidad de la marca.

Desigual, una marca que creció a alta velocidad entre el 2005 y el 2013, cuando estaba en pleno la crisis del sector, también están notando este problema y es que ahora las ventas van en retroceso y de acuerdo a la opinión de expertos, esto se debe a que ya creció todo lo que podía y su modelo de negocio no da para más.

Si de malas gestiones hablamos, citemos el caso de Adolfo Domínguez que no termina de calar en el consumidor joven, ya que su marca luce anticuada y con precios elevados que aun cuando son alcanzables para ciertos consumidores, estos prefieren marcas francesas con precios similares pero que agregan valor a sus marcas.

Sandro apunta a que Maje o Comptoir de Cotonnier ha acertado en como quitarles clientes, con una moda francesa que presume de una identidad muy fuerte frente a la moda española que es muy plana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *