Empresas españolas

La economía española y catalana por los suelos

La economía española y catalana por los suelos

En qué medida la economía española y catalana pueden verse afectadas negativamente por la impugnación soberana es una de las principales cuestiones planteadas por el referéndum ilegal del 1 de octubre, cuestión que da cada día indicaciones negativas en forma de huida de sedes sociales, caída del consumo y turistas, retirada de depósitos o traslado de empresas a las regiones vecinas.

Pero la amenaza no se detiene ahí; ni siquiera comienza allí, ya que la amenaza a la independencia y sus desastrosas consecuencias económicas se hicieron sentir antes, en los meses inmediatamente anteriores al referéndum, cuando se produjeron las fusiones y adquisiciones de empresas.

Cambiar el ciclo de recaudación de impuestos

Por primera vez desde el inicio de la crisis, las bases impositivas impuestas por el Tesoro aumentaron en 2014:2,6%.

El FMI mejora la previsión de España para 2018

Según el despacho internacional Thomson Reuters, en el tercer trimestre del año, es decir, en los meses de julio, agosto y septiembre, el número de operaciones en España disminuyó un 25%, mientras que los volúmenes se han reducido un 34%, cifras que rompen la tendencia positiva de los últimos tiempos.

“Según nuestra interpretación, este número indica que incluso antes de la 1-O y ante los sucesos ocurridos, muchas operaciones dejaron de esperar a ver lo que estaba ocurriendo y sospechamos que el principal culpable de esta caída fue el freno a las operaciones en Cataluña, sobre todo en septiembre”, dijo un gran despacho de abogados.

El Vicepresidente se refirió a la “oferta razonable, moderada y comprensible” que el ejecutivo ha hecho al Presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para que el Gobierno cumpla las leyes, una tesis que se basa en cifras gestionadas por la firma TTR (Transactional Track Record), que desglosa la evolución de los acuerdos de fusiones y adquisiciones por meses y comunidades autónomas.

Según sus datos, en el tercer trimestre el número de fusiones y adquisiciones en España ha disminuido un 12%, con una caída del 20,3% en volumen.

El principal culpable de este golpe fue Cataluña, donde las disminuciones fueron del 19,6% y 62,9% respectivamente, mientras que en el resto de España, sin tener en cuenta la citada Comunidad Autónoma, la disminución fue del 8,2% en el número de operaciones y del 3% en volumen. Números que amenazan con convertirse en un preludio de lo que podría pasar.

Riesgo de recesión en Cataluña

Esta semana, la agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) ha advertido que Catalunya se enfrenta incluso a la posibilidad de entrar en recesión, una opción que podría desencadenarse si la tensión continúa creciendo, a partir del próximo mes, ya que la Generalitat de Catalunya tendrá que pagar 290 millones en créditos bancarios.

Para el resto de España, la turbulencia experimentada por la Comunidad Autónoma se refleja en una desaceleración del crecimiento, ya que la región presidida por Carles Puigdemont representa el 19% del PIB nacional, una amenaza que pretende ganar aún más peso si Catalunya se encuentra en las nuevas elecciones, ya que la incertidumbre política podría conducir a una “disminución duradera de la confianza empresarial y de los consumidores y a una posible interrupción de las actividades”, explica S&P.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *