Consejos

Formarse a los 40 años para abrir tu propio negocio

Se han vuelto muy frecuentes los casos de personas de 40 años de edad, llamados de forma coloquial “cuarentones”, que aparte de ser muy despectivos acerca de su edad, tienen que si o si emprender.

Se trata de personas que trabajaron por más de 20 años para otra gente, muchos de estos incluso en una única empresa, y que a consecuencia de la crisis han terminado en la calle, los recortes de nóminas o cualquier razón laboral que perjudica casualmente a estas personas y por motivos obvios, a su familia entera.

Una de las soluciones posibles ante esta situación, es el autoempleo, sobre todo cuando estos profesionales disponen de ciertas habilidades y también experiencia  que se convierte más en un impedimento que en una ventaja. Especialmente cuando estas personas no consiguen una nueva oportunidad, no importa si aceptan recortes en su salario hasta llegar al 50%.

Hoy en día, cerca de 1 millón de personas con edades de 40 años se encuentran pasando por esta situación especialmente en España, donde esta crisis empeora con los matrimonios tardíos, hipotecas que nunca terminan, padres con hijos menores de edad y divorcios.

Estamos hablando de una realidad laboral bastante triste, donde las personas tienen que armarse de mucho valor para poder enfrentar el problema desde el la raíz familiar. Debes tener presente que uno de los principales requisitos para emprender es la valentía, ya que no es algo fácil dar el primer paso, sobre todo cuando sabes que ya no eres es jovencito.

Si emprender fuese fácil no existiera tantos post relacionados con este tema, la verdad es que detrás de muchos intentos de emprendimientos existen también incontables fracasos. Por esto motivo, es que muchas personas le temen al hecho de trabajar por cuenta propia, sin embargo, con valentía y perseverancia todo se puede lograr.

Lo peor que podrías hacer es quedarte de brazos cruzados luego de perder tu trabajo, lo más importante es cambiar la mentalidad, recuerda que para enfrentar nuevos trabajos necesitas nuevas aptitudes y sobre todo, prepararte.

La edad no tiene nada que ver cuando se quiere emprender. Una buena actitud es lo que cuenta, tal como ya lo mencionamos requiere de mucha valentía.

Centrarte en un proyecto y llevarlo a cabo. La ilusión de saber que estás haciendo algo por tu cuenta. Y ser capaz de asumir cualquier fracaso que se presente en tu camino por emprender. Paciencia para intentarlo todas las veces que sean necesarias, hacerlo todo para sentirse bien consigo mismo.

A pesar de que actualmente el emprendimiento se ve más en los jóvenes que en las personas adultas, eso no significa que no debas intentarlo, has que no se trate solo de una simple moda, conviértelo en una oportunidad para mejorar tu calidad de vida y la de tu familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *