Reportajes

El escritor cubano Yoandy Ferrer presenta Isla de Luz, una novela existencialista y poética acerca de los retos del alma

Yoandy Ferrer nació en 1984 en la ciudad de Santa Clara, Cuba. Egresado de la universidad de La Habana en 2008, estuvo siempre vinculado a talleres literarios y  eventos culturales. Escribió su primera novela Isla de Luz a los veinte años. En su narrativa, plena de alegorías místicas, expresa la eterna búsqueda del conocimiento a través de la autoconciencia y el descubrimiento personal, expresando las emociones humanas que surgen de un mundo interno lleno de magia y posibilidades.

Isla de Luz es el relato del joven aventurero que busca un camino de oportunidades fuera de las programaciones sociales. Una llamada a quien quiera ver la vida con la osadía de un explorador ansioso de respuestas, lejos de los dogmas restrictivos de las religiones dominantes. Una novela mística para creer solo en nosotros mismos y en nuestra capacidad de superación y aprendizaje.

La novela comienza después de un extraño sueño a orillas del lago. Ajainín, el protagonista, comienza un peligroso viaje a la Isla de Luz, un lugar al alcance de la vista, pero del que nadie ha logrado regresar para explicar qué alberga. Tras la imagen de un amor idealizado, tendrá que enfrentar sus monstruos internos, luchar contra sus miedos más viscerales y poner en práctica años de enseñanzas al lado del sabio Udraka.

“Entretuvo su mente en el pasado, olvidando que no hay que olvidar el pasado porque sea malo, sino porque está muerto y como muerto piensas. También fijó su atención en el futuro, empujando mentalmente cosas que podrían suceder de una forma completamente distinta produciendo luego frustración, pues el futuro no ha nacido y pensar en él es desperdiciar un montón de energía que puede ser usada adecuadamente para crear buenos frutos en el presente. Es el eterno ahora la verdadera vida eterna, vivir intensamente cada instante es vivir en realidad; lo que se sale de ese tiempo no existe, está muerto. Fijarnos en pensamientos muertos produce conceptos erróneos; imaginamos la realidad como algo inerte identificándola con las experiencias pasadas, creyendo con desespero cuáles dichas o desgracias nos deparara el futuro. Así cada idea se siembra en el archivador subconsciente y se cristaliza como sal para salir a la superficie cuando ejercitamos la memoria. Lo cierto es que el reloj sigue su curso y el tiempo no existe en otro lugar más que en nuestras mentes. Los ciegos viven pendientes de su tiempo porque creen que su vida es limitada y es, precisamente el tiempo, la mayor limitación de la vida. Meditó un rato contemplando aquella ciudad cristalizada y en ruinas.” (Fragmento de Isla de Luz, La Equilibrista, 2020)

Un extraño y hermoso viaje plagado de misterios y enseñanzas del que salir fortalecido y con la esperanza renovada, porque el viaje de la vida nunca se detiene.

https://www.laequilibrista.es/producto/isla-de-luz-de-yoandy-ferrer/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *