Empresas españolas

Apeteat, una nueva y saludable alternativa para quienes comen en la oficina

Apeteat, empresa española

Empecemos por su sugerente nombre, Apeteat, el cual fue sometido entro otros a la consideración de familiares y amigos resultando ganador, un nombre que lleva a cuestas la oferta de una nueva alternativa para quienes no tienen otra opción que comer en la oficina.

Apeteat es una marca avalada por The Touchment Company SL, que nace en el 2015 y que un año después ya entraba al mercado web a través de un e-commerce y con su servicio de comida mediterránea solo para empresas, brindando una excelente alternativa a quienes pasan todo el día en el trabajo.

Con una carta que consta de más de 50 platos distintos, que reparten a diario desde las 12:00 hasta las 14:00 horas y sin ningún coste adicional por el envío, persiguen la meta de convertirse en los proveedores de comida saludable, en un entorno desfavorable donde la carencia de tiempo lleva a las personas a alimentarse de forma precaria y poco adecuada para la salud, de esta forma responden a una necesidad real que existe en el mercado, donde además dan valor agregado y la experiencia de degustar alimentos elaborados por chef profesionales.

Además no están sujetos a pedidos mínimos, aceptan toda modalidad de pago incluyendo los tickets restaurant y solo excluyendo el efectivo, también el servicio está abierto para empresas que necesiten de un menú diario.

Pablo Samarranch y Eduardo Liviano de Apeteat

Por si fuera poco, atienden al tema social en primer lugar, haciendo uso de envases y otros utensilios que son biodegradables y compostables (servilletas, vasos, cubiertos), donando a instituciones de beneficencia los excedentes de alimentos y colaborando con las fundaciones en la contratación de personas con discapacidades.

Pablo Samarranch y Eduardo Liviano son los artífices de Apeteat, amigos de toda una vida que dieron forma a la propuesta que inicialmente partió de Pablo por su experiencia en el ramo alimenticio gracias al negocio familiar Félix Oficina ubicado en Barcelona, también de reparto de comida en oficinas, el cual decidió llevar a Madrid; para ello le tocó convencer a su amigo de dejar su trabajo en Perú, decisión que suponemos fue difícil pero que al final tomó.

Otro escollo a superar fue el económico, los primeros 50.000 euros provenientes de sus propios recursos se consumieron y fue cuando acudieron entonces a los amigos y familiares quienes aportaron 80.000 euros también insuficientes; llegó la hora de acudir al financiamiento y es Enisa quien le su primer préstamo participativo de 60.000 euros, el cual aprovecharon al máximo en un momento importante y su más reciente ayuda económica fue de 200.000 euros otorgada por un grupo de busines angels.

Han logrado superar otros problemas como el retraso en el lanzamiento web que les generó pérdidas en alimentos que hubo que donar, problemas en la preparación y reparto de las comidas a falta de un equipo bien conformado, siendo esto parte del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *