Reportajes

5 Curiosidades de Emily Brontë

En el mundo literario, la fama de los escritores no siempre les llega en la vida. Autores sumamente reconocidos actualmente, como lo son Emily Dickinson y Stieg Larsson, comenzaron a tener notoriedad mucho luego de fallecer.

Más curioso aún es que, luego de su muerte, una autora que escribió una sola obra en su trayectoria alcanzó un gran nivel de fama internacional. Se trata de la escritora británica Emily Brontë.

La única publicación oficial de Brontë es Cumbres borrascosas, un clásico en la literatura publicado en 1847. En el siglo XIX, en la época de su publicación, la crítica no apreció esta obra.

Muriendo al año siguiente de su publicación, Emily jamás llegó a ver el gran reconocimiento e impacto que Cumbres borrascosas tendría en todo el mundo muchos años más tarde.

Esta novela siempre ha causado confusión en relación al género al que pertenece, siento un relato de romance con grandes influencias góticas. Incluso hoy en día no suele ser clasificada en un género determinado.

Si deseas comprar libros por géneros, visita el enlace anterior.

Cumbres borrascosas es un libro icónico en la literatura mundial, pero aún hoy en día, es poco lo que popularmente se conoce acerca de la autora detrás de esta fantástica historia.

Es por ello que hemos dedicado este post a Emily Brontë. A continuación, te traemos los 5 datos curiosos más interesantes sobre la escritora británica. Sigue leyendo para conocer todo lo que necesitas saber.

1.  Familia literaria

Emily Brontë llevaba el don de la escritura en sus genes, pues no era la única literaria en su familia. Entre sus hermanas, ella y 2 más destacaron en el mundo de las novelas.

La hermana Brontë más famosa en su época fue Charlotte, quien alcanzó la popularidad por escribir la notoria obra Jane Eyre, publicada el mismo año que Cumbres borrascosas de Emily.

A diferencia del escrito de Emily, Jane Eyre llegó a la fama inmediatamente luego de ser publicada. Otra hermana de Emily, Anne, también realizó publicaciones literarias.

Aunque es cierto que las historias de las 3 hermanas eran totalmente diferentes, tenían en común que sus personajes protagónicos eran mujeres fuertes y de gran intelecto.

2.  Obligación a nombres falsos

Tanto Emily como Charlotte y Anne Brontë firmaron sus publicaciones iniciales con nombres de hombres. Por supuesto, esto no lo hicieron por elección propia, sino que era muy común para las figuras literarias femeninas.

Incluso cuando se había logrado un progreso relevante en la inclusión de mujeres en la literatura, aún no era aceptado socialmente el hecho de que una mujer publicara historias.

Esto fue lo que llevó a Emily Brontë a publicar Cumbres borrascosas bajo el pseudónimo de Ellis Bell, a su hermana Charlotte con el nombre de Currer Bell, y a su otra hermana Anne como Acton Bell.

3.  Financiamiento propio

El pensamiento misógino de la sociedad mundial del siglo XIX no solo influía en las críticas que las historias de las figuras literarias femeninas recibían, sino también en el proceso de su publicación.

Emily Brontë tuvo que publicar por si misma su obra Cumbres borrascosas, la cual fue puesta a la venta como un doble lanzamiento junto a la obra de su hermana Anne titulada Agnes Gray.

Las hermanas financiaron este doble lanzamiento, pagando 50 libras, una cantidad significativa para la época, con el fin de lograr la publicación de sus novelas.

4.  La secuela perdida de Cumbres borrascosas

Poco luego de publicar su escrito, Emily Brontë comienza a trabajar en una secuela para la historia de Cumbres borrascosas. Sin embargo, el trabajo fue destruido por motivos que hasta hoy en día se mantienen desconocidos.

Muchos admiradores de la escritora creen que ella misma lo destruyó porque no se hallaba satisfecha con los escritos. Hay otra teoría que señala que fue su hermana Charlotte quien causó su destrucción.

5.  Enfermedad a lo largo de su vida

Desde muy pequeña, Emily Brontë padeció de tuberculosis. Este también fue el caso de 3 de sus hermanas: la autora Charlotte, y María y Elizabeth, quienes no se dedicaban a la literatura.

La enfermedad respiratoria persiguió a Emily durante toda su vida, causando finalmente su muerte a una edad muy joven, con apenas 30 años. Sus hermanas María y Elizabeth sufrieron el mismo destino fatal a causa de la misma condición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *